martes, 1 de abril de 2008

- Violación al litoral -


¿Qué cojones es esto? …” suspiré ensimismado hacia mis adentros. No era la primera vez ni va a ser la última que pase por Benidorm. Partía de Denia y bordeando la costa de levante se cruzaba en mi camino el “paraíso urbanístico” del litoral mediterráneo.

Disculpándome a priori si alguno de sus habitantes y ciudadanos puedan sentirse ofendidos, cada vez que Benidorm se cruza en mi camino siento en mis carnes el feroz castigo de la indignación y la tristeza. Nunca he querido parar (tampoco he tenido la necesidad), mis observaciones siempre se han basado en una efímera mirada hacia mi izquierda, mi derecha y hacía delante mientras el vehículo en el cual viajaba cabalgaba por kilómetros de autovía.

A mi derecha quedaba el majestuoso parque temático de Terra Mítica lo que había sido en antaño una de las pinadas más importantes de Alicante (quemada misteriosamente por dos veces cuatro años atrás).

A mi izquierda podía apreciar resquicios de mar mediterráneo entre algunos recovecos de los “generosos” rascacielos simuladores de la gran ciudad neoyorkina. Un estrepitoso intento de clonación que más que crear admiración lo que inspiran son ganas de cerrar los ojos e imaginar que lo que acabas de presenciar es totalmente falso, que no existe, que eres tu mismo el que ha perdido la cabeza.

Las montañas del entorno… profundamente maltratadas. Inundadas de vil ladrillo, robustas urbanizaciones, infraestructuras pobres, antiestéticas, un destrozo para nuestro ecosistema, un atentado contra la naturaleza, una ruina ecológica y cultural.

Si encima somos conscientes que, todas estas recalificaciones adoctrinadas por el Zaplanismo, plagadas al cabo de los años por escándalos, más que ser condenadas y penadas han servido para que el padre del ladrillo corrupto de levante haya escalado peldaños en su carrera política, uno ya se hecha las manos en la cabeza y piensa ¿es igual la justicia para todos?.

8 comentarios:

Toni dijo...

Fui testigo contigo, y aunque vivimos en una isla atacada por aquellos dictadores del ladrillo, di gracias por no nacer por esos lares de los que hablas.

¿La justicia? Mira los Albertos, o incluso mira el caso villar, o sin ir más lejos lo de la pequeña Mari Luz...
Ayer escuché una entrevista a un magistrado por la cadena ser que me puso los pelos de punta. Ya te contaré.

Un abrazo hermano!

pati dijo...

The little New York City ... no me gusta Benidorm, nunca me gustó y creo que habré ido dos veces en toda mi corta vida. Amo Dénia y es que Ella sí que tiene algo especial.

A todo esto ... estabas en Dénia y no me dijiste nada??!!

:D

Besos!

Toni dijo...

Oh, me encanta Dénia: ese paseo al lado del puerto con sus tiendecillas.

Marta G.Brea dijo...

A mí se me parece también a Honk Kong. Impresiona ver toda esas moles concurridas en tan poco espacio. La gran innovación de Benidorm fue la teoría de la caja de cerillas, que permitía edificar sin límite de altura con la condición de guardar el volumen estipulado para tener más espacios verdes. Pero el resultado ha sido catastrófico, a la vista está.

Sitjar dijo...

¡¡Anda!! , de haberlo sabido me hubiera encantado que me dieras a conocer lo bonita y especial que debe ser tu tierra (que por pedir no sea jejeje), desgraciadamente siempre que la visito es de paso y no llego a profundizar en sus encantos que seguro son innumerables al igual que tus creaciones literarias :p.

Pues sí, toda una catástrofe y un horror el susodicho, esperemos que no vuelva a repetirse algo así… aunque asusta, sobre todo en las costas mediterráneas, las miles de pirañas de la construcción que moran sedientas de negocio.

Nalia dijo...

nunca he estado en benidorm, ni ganas!

me parece terrible lo que se está haciendo, no solo allí, sino en muchas otras partes de ESpaña, y del mundo...

Sitjar dijo...

Nalia, casi mejor ni verlo de poder evitarlo... :s

Joven Eriza dijo...

De Benidorm sólo he visto postales y m'esgarrufa!

"Lo peor de las malas personas es que nos obligan a dudar de las buenas"