jueves, 11 de octubre de 2007

- Día Internacional contra la pena de muerte -

El caso acontecido el pasado domingo en el condado de Oconto, al norte de Wisconsin, en el que al menos seis personas murieron por disparos del adjunto del sheriff Tyler Peterson, es uno de esos sucesos en el cual me gustaría enfocar mi opinión y utilizar como ejemplo, manifestando así mi punto de vista sobre la materia.

Peter, autor de los asesinatos indiscriminados y a quema ropa, perpetró el homicidio por un ataque de celos pues, una de las asistentes de dicha fiesta había sido en un pasado su pareja sentimental.

Los fallecidos: chicos de entre 17 y 20 años.

¿Qué hacer en el caso de capturar al asesino con vida?. Yo por mi parte y siendo totalmente detractor de las condenas a pena de muerte por principios morales, opto por una irrevocable cadena perpetua. El criminal ha quitado la vida a seis chavales y ha roto el mismo número de familias a cambio de un disparo que le quitó la vida en pocos segundos. Ante eso, a chupar cárcel toda su vida y que se le pudra la conciencia durante toda su existencia, un disparo o una ejecución (aparte de inmoral) es un precio demasiado bajo para esta clase de asesinos.

-Sitjar-

1 comentario:

Toni dijo...

Totalmente de acuerdo contigo.
A parte de ponerte a su altura, que eso es peor.

El asesinato, sea cual sea su forma, es asqueroso. Bien sea por parte del gobierno o por parte de cualquier descerebrado.

"Lo peor de las malas personas es que nos obligan a dudar de las buenas"