martes, 4 de septiembre de 2007

- Principios superficiales -

“La belleza es un reino muy corto” dijo Sócrates (Atenas 470adc- 399 adc) una vez en una de sus reflexiones en la antigua Grecia.

Razón indudable la cita del filósofo griego ante la reflexión de cualquiera, y parece que algunas corporaciones, empresas o personalidades también son conscientes de ello. Por ese mismo motivo se decidió, hace unas décadas, explotar ese breve periodo de tiempo lo máximo posible y de cualquier forma, sea cual sea sus consecuencias.

La belleza a finales del siglo pasado y a principios de este nuevo siglo, es una fuente importantísima de ingresos. A las cadenas de televisión les da audiencia, a revistas y periódicos les aporta ventas así como a los modistas o empresas del gremio textil y dietistas, discográficas o corporaciones de cirugía estética (en las que uno se juega la vida por un cambio superficial muchas veces chantajeados por la contaminada sociedad) les aporta un beneficio de capital extraordinario.

Cabe recordar que, muchos siglos atrás ya se rendía culto al cuerpo aunque siempre a través del arte. Parece que eso ha cambiado.

Estos gigantes de oro macizo subyugantes de principios éticos, subsisten en el círculo vicioso del capital, la vanidad y la ostentación por encima de todas las cosas haciendo caso omiso de cuales quieran que sea sus efectos o consecuencias en la sociedad de hoy en día, es más, muchos de ellos les interesa, el clasismo es su gran arma.

Dolce & Gabbana está rompiendo en el 2007 con sus nuevos diseños vanguardísticos en cuanto al mercado español tengo constancia. Estos diseñadores italianos que empezaron diseñando ropa, han ido diversificando sus creaciones, desde relojes, gafas, perfumes, móviles, hasta anillos o restaurantes.

La juventud se tiñe de D&G, ninguno de mis paseos por el centro de la ciudad carecen de la imagen de un, dos, tres, cuatro o muchos más jovenzuelos luciendo dicha marca, ya sea cinturón, gafas o prenda de vestir de precios desorbitados. Como no, el mercado negro ha querido aprovechar la ocasión y fácilmente podemos deducir que un buen tanto por ciento de “ricos-pobres” que ostentan sus artículos de apariencia suntuosa, son claramente copias falsas.

Como no, toda prenda de dicha marca italiana, tiene que ir acompañada de un estilo, de un tipo de cuerpo, de un personaje creado a partir de esa moda. Todo un disfraz que incluso mancha lo espiritual. Aquí lo que manda son los cuerpos esculturales, las caras bonitas o el look engominado de estos esclavos de la industria (así lo demuestran sus problemáticos anuncios publicitarios y sus tallas de ropa) y todos los demás.. ¡¡Bah, bichos raros!!, desechos que no tienen ni puta idea de vestir o de moda, ¡¡no tenemos estilo!! Pero sí materia gris. Los valores son rollos de papel blanco colocados en los portarrollos de los váteres. Totalmente deprimente e entristecedor.

Estos clasistas de miradas mojadas en prepotencia me transmiten dos sentimientos: uno de tristeza hacia dicho prójimo y otro de gratitud por mantenerme en el otro lado de la raya que separa lo vano de lo auténtico y valioso (también me alegro por mi cartera).

Poco tengo que decir de la nueva edición del programa Super Modelo 2007, aunque mucho se podría comentar sobre esta pantomima cirquense de vomitivos ideales.

El programa, presentado por una “forzada” presentadora como es Judith Mascó, la cual tiene menos madera de presentadora que la pitonisa Lola, lucía en su primer programa un atuendo totalmente horroroso y más hortera que unos zapatos de plataforma con unos pantalones de pinza. El jurado de risa, cuatro chupa sangres modernitos asentados en sus pestilentes pedestales cobrando una pasta por dar un espectáculo totalmente extravagante y grotesco haciendo alarde de sus “conocimientos”.

En la “academia” , una serie de niñas sometidas a un específico entrenamiento y dieta, las cuales van posando y realizando diferentes tipos de trabajo bajo la doctrina materialista de sus chabacanos pretores. Lo importante no es el conocimiento, la simplicidad de las cosas, el amor al arte o a nuestro entorno natural, si no vestir bien, tener un buen tipo y ser guapo, y si para eso es de menester jugarse el físico, que así sea, triunfa (por lo tanto vende) o muere en el intento.

Y es que el negocio que gira entorno a la figura de la belleza está yendo demasiado lejos, no importa que se hayan incrementado cuantiosamente los casos de bulimia y anorexia en los últimos años entre los jóvenes y no tan jóvenes, en el mundo de la moda todo vale pues es el templo del rey midas. El naufragio espiritual sigue en tromba, mas valdría amueblarse la cabeza antes que equiparse de infructuosos ideales.

Pues así como he empezado termino, pero está vez con el discípulo del anterior: “La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos”. ¡Amén Platón!





-Sitjar-

3 comentarios:

Toni dijo...

Referente al tema de la belleza, pienso como tú. Recurriré a una frase que explica de manera precisa lo que pienso ( la cual sé que te gusta) "
has de saber, cual es mi formula secreta, cuido mi gramatica, mas que mi etiqueta".
Lo del operacion triunfo de modelos, me parece algo exageradamente patético. Pero lo bueno es que la cadena que lo emite es la cadena del progresismo, socialismo, de izquierda y más absurdeces con las que se quiere autoetiquetar a cuatro y el grupo Prisa.
Me resultaría vergonzante que lo emitiera cualquier cadena, pero justamente cuatro, aparte de vergonzoso me parece lamentablemente hipócrita.
Más tontas son las chicas que se presentan. Y sus familias.

Grandísima entrada. Enhorabuena y gracias.

Toni dijo...

Espera..

jejejejejejejejejjejejejejejjejjejjjjajajajajajajjejejejjeejejejejejjejejejej

No había visto el video tío jajajjajajajjajajajajajajjaja

Anónimo dijo...

Desgraciadamente tod@s estamos, aunque no queramos asumirlo, influenciandos por los cánones de belleza actuales.

"Lo peor de las malas personas es que nos obligan a dudar de las buenas"