martes, 26 de junio de 2007

- Ansias de someter -




Esta misma mañana he tenido la oportunidad de leer en la prensa un articulo titulado "Asignatura polémica". La LOE la incluyó para “fomentar valores cívicos, y de tolerancia en los currículos”. Tiene menos peso que Educación Física pero 6.000 familias han presentado objeción de conciencia y la iglesia llama a no estudiarla. El congreso debate hoy si debe suprimirse.

¿Qué se estudiará en Educación para la ciudadanía y los derechos humanos?

El ministerio de Educación aprobó en diciembre los contenidos de la asignatura.

Sus objetivos: Dotar al niño de competencias cívicas, habilidades y actitudes para comprender la sociedad y acceder a ella con madurez y responsabilidad. Fomenta hábitos democráticos, trabaja la convivencia para sentar las bases de unos ciudadanos solidarios, curiosos, informados, participativos y demócratas.

Primaria

1- Individuos y relaciones sociales e interpersonales.
Fomenta la identidad, la responsabilidad y la igualdad de hombres y mujeres.
2- La vida en comunidad.
Trata los valores cívicos, el derecho y deber en participar en la sociedad y la diversión social, cultura y religiosa.
3-
Vivir en sociedad.
Trabaja la convivencia, el respeto y cuidado de los bienes comunes, los hábitos cívicos y las normas de movilidad vial.

Secundaria

1-
Aproximación respetuosa a la diversidad.
Entrenamiento en el diálogo, el debate y la diversidad personal y cultural.
2- Relaciones interpersonales y participación.
Abarca las relaciones humanas: las diferencias, la discriminación y la solidaridad.
3- Deberes y derechos humanos.
Identifica las situaciones de violación de los derechos humanos a través de los textos internacionales.
4-
Las sociedades democráticas del siglo XXI.
Da a conocer el funcionamiento de los estados democráticos y los servicios públicos.
5-
Ciudadanía en el mundo global.
Aborda las características de la sociedad actual: globalización, conflictos y el papel de los organismos.

A favor

“Educar a los ciudadanos completos que conozcan los derechos y las leyes de su país, sus obligaciones cívicas y sus compromisos con los demás y no sólo con personas con destrezas laborales”. Por otra parte asegura que “una hora semanal es muy escaso, debería suprimirse la religión”. También rechaza que la educación ética y moral deba ser algo exclusivo de las familias “es un disparate. Habrá familias que lo hagan muy bien pero otras lo harán contra valores de convivencia. Habrá familias que digan que los negros huelen mal o que las mujeres son inferiores, no se trata de adoctrinar sino de que entiendan que hay distintos puntos de vista en la sociedad y que hay que respetarlos”. Fernando Sabater, Filósofo

“ Esta enseñanza se basa en los derechos humanos que nos protegen a todos, incluidas las iglesias. Lo que hay que temer es que no se reciba una educación ciudadana. Convivir es difícil y en el colegio hay que aprender a resolver los problemas con justicia, a enfrentarse con problemas como la droga, embarazos no deseados, violencia o irresponsabilidad en la carretera. Fomentará que sus hijos sean responsables, buenas personas, que respeten y sean respetados y que colaboren por un mundo más justo”.
José Antonio Marina, Filósofo

En contra

El estado quiere decirles como tienen que pensar. Va contra mis creencias porque no habla ni de la familia, ni de la disciplina. Ocultan intenciones ideológicas no compartidas unánimemente por la sociedad como el laicismo, relativismo, justicia positiva e ideológica de género que lo plantea como algo cultural y elimina el dato biológico”
Leonor Tamaya, Observatorio para la objeción


Las familias pueden recurrir a todos los medios legítimos para oponerse a la asignatura y defender la libertad de conciencia y de enseñanza” y consideran “gravísimo” que el estado “impongan una formación que corresponde a los padres.”
Conferencia Episcopal



Fuente noticia Diario ADN

Yo para comenzar si les digo la verdad creo que si hay algo ahora mismo que incite al laicismo son ellos mismos, la Conferencia Episcopal. No me voy a cortar lo más minimo y los voy a llamar como se merecen, secta. Les interesa mantenernos a todos bajo su control y dominio, todo lo que nos aleje de ello es Satanás.

Estos caballeros, aglutinados es sus doctrinas al más puro estilo conservador y primitivo ni viven ni dejan vivir. Destellos inquisidores se entreven día tras día en los medios, las ansias y el miedo de perecer con el tiempo dentro de una sociedad cada día más progresista les aterra, y es que las iglesias huelen a nogal y practicamente permanecen vacias en los días normales de misa.

Esta chusma, la cual nos llenan de valores como el machismo (¿porqué no puede dar misa una monja?...), el capitalismo ostentoso (vaticano), la represión sexual y el no-uso del preservativo (todos con Sida que tranquilos que al morir iremos al cielo) y la objeción al matrimonio entre dos personas del mismo sexo que tan solo quieren vivir felices o el derecho a la eutanasia de entre otras cosas, es lo que parece ser que realmente nos quieren instruir. Pues llegados al punto que se opongan a una asignatura de esta índole me ruboriza pero no me sorprende conociendo el tipo de calaña del que estan hechos.

Exponiendo mi opinión habiéndome formado en un colegio de monjas, bien puedo decir que en lo particular siempre hay algunas excepciones en cuanto a lo personal se refiere.


Estos hipócritas que se valen a los pobres, nos piden que marquemos la casilla de la iglesia cuando hagamos la declaración. Mujeres pasan el “cepillo” en ceremonias, misas o funerales ofrendando con malas caras para el que se opone a dar un duro a una doctrina cuyos principios le parecen tan absurdos como fantasiosos y anti-éticos.

Recuerdo que la señorial iglesia católica que de tan afamados hábitos alardean, salieron a la calle a manifestarse junto al “democrático”
partido de derechas en contra del matrimonio Gay pero que ni se molestaron a salir a la calle a gritar en contra de un genocidio tan ilegal como inhumano como es el caso de la guerra de Iraq.

Ninguna religión me seduce, ninguna en absoluto, soy tolerante con ellas pero agachar la cabeza que la agachen otros. Religión y dinero es el cáncer del mundo y estos eruditos teólogos que no critiquen tanto al vecino, miren en su propia casa y dejen de engañar a la gente que demasiado tienen con prosperar en esta vida llena de continuas adversidades .


¿La problemática asignatura?... me parece genial para construir un mundo basado en el respeto y la tolerancia de entre otras cosas, ¿no tiene derecho un niño de adoptar unos buenos valores y ricos principios si por desgracia no conoce a su madre y su padre es un borracho que no se preocupa por él lo más minimo, por ejemplo?¿ y de aquellos que no tienen familia y viven en orfanatos?, ejemplos como estos o situaciones similares hay millones en el mundo pero lo que realmente importa es instruir al cristianismo a las nuevas generaciones, eso si nos librará del odio, la violencia, la intolerancia, la xenofóbia...

"Los centros religiosos que den la nueva asignatura colaborarán con el mal"
Cardenal primado de Toledo Antonio Cañizares

Ahi deja eso... si es que lo polémico son ellos.

-Sitjar -

2 comentarios:

Toni dijo...

Gracias a esta entrada, que leí en Sevilla, decidi escribir algo, que posiblemente nunca la meta en mi blog pero que me ha servido personalmente para aclararme las ideas en este sentido.

Estoy totalmente de acuerdo contigo, menos con una frase, la que dices que el dinero y la religión son el cancer del mundo. Nunca he entendido cómo se puede generalizar tanto diciendo que la religión es el opio del pueblo, es el cáncer, etcétera. La religión abarca muchas personas, muchas clases, muchos ilustres hombres que han mejorado directa o indirectamente el mundo.
Gandhi, todo lo que hizo, lo hizo por, para y gracias a su religión.

Un beso!

Sitjar dijo...

Cierto es que pocas son las veces que está bien generalizar y esta es una de ellas ciertamente aunque creo que el peso sobre la balanza hace bastante evidente que existen más contras que pros.

El caso de Gandhi es tan puntual como excepcional, hoy en día practicamente utópico.

"Lo peor de las malas personas es que nos obligan a dudar de las buenas"